Made in Holland: lujosos pantalones vaqueros

Los tomates de apariencia idéntica y duración eterna han perdido su atractivo, la gente busca ahora tomates sabrosos cultivados cerca de su casa, aunque sean más caros. Los niños tienen que aprender de nuevo que la leche viene de las vacas y no del supermercado.

El slow food, la comida vegetariana y el comer sano se ha instalado como tendencia. Es hora de que la moda siga el ejemplo. ¿Pero tenemos aún la calificación y la tecnología adecuada?¿Podemos en Europa producir pantalones vaqueros, hacer bolsos y tejer jerseys?¿Y dónde? En esta nueva serie, FashionUnited investiga la industria de la confección de prendas en seis países europeos: España, Reino Unido, Países Bajos, Alemania, Italia y Francia - con el objetivo de arrojar luz sobre la realidad de la producción en nuestro propio patio.

Made in Holland: lujosos pantalones vaquerosTodo empezó con una antigua máquina de coser Pfaff. Y poco a poco se fue convirtiendo en una colección de máquinas industriales a la vieja usanza. Actualmente, Jesper Remmerswaal dedica cada minuto libre a su marca de exclusivos pantalones vaqueros, Tulp Jeans. De día trabaja en una tapicería, mientras que por las noches y el fin de semana, trabaja en el taller que ha montado en su casa, repleto de máquinas antiguas.

Trabaja con -entre otras- una máquina Union Special 35800 y una Union Special 6900 Belt Loop, así como con una Union Special 39200 Overlock y una Reece 101 Keyhole. Aunque la industria textil en el Este de los Países Bajos fue en algún momento una industria floreciente, Tulp Jeans es en este momento una de las pocas marcas que cuentan en su etiqueta con un “Fabricado en los Países Bajos”.

Países Bajos es un país típico de vaqueros. Los holandeses tienen un promedio de 5,4 pantalones vaqueros en su armario, más que los residentes de otros países occidentales. Ámsterdam se perfila como la capital del tejido vaquero en el mundo. Muchas marcas extranjeras de pantalones vaqueros tienen una sede en la capital de los Países Bajos: Pepe Jeans, Levi's Vintage, G-star, Scotch & Soda, Hilfiger Denim y Blue Blood.

Las ventas de pantalones vaqueros y moda relacionada en la región de Ámsterdam se estiman en tres mil millones de euros al año. Además, Ámsterdam tiene la única escuela de vaqueros del mundo, la Jean School. Los estudiantes aprenden en tres años todo los entresijos de la industria del vaquero. Con un diploma en el bolsillo se puede llamar a sí mismos “desarrolladores de vaqueros”. De acuerdo con Remmerswaal, todo se debe al clima lluvioso de los Países Bajos. “Realmente, nunca hace demasiado calor como para no ponerse unos vaqueros”.

Tulp Jeans es una marca de jeans típicamente holandesa ¿Por qué ha elegido Remmerswaal producir sus pantalones vaqueros en los Países Bajos? “Porque me gusta encargarme de todo”. Mi marca es pequeña, casi podríamos decir que para coleccionistas. He pensado trasladar la producción al extranjero, pero si lo hago perdería mi exclusividad de marca”. El tejido vaquero que utiliza Remmerswaal proviene de Japón, pero el resto del material de Tulp Jeans tiene su origen en los Países Bajos. Los remaches son producidos por una empresa holandesa, al igual que la piel para los parches de cuero, el quinto bolsillo y el bolsillo trasero, que son curtidos en los Países Bajos. Los clientes también tienen la oportunidad de elegir un botón de la Segunda Guerra Mundial.

Made in Holland: lujosos pantalones vaquerosTulp Jeans todavía es una marca pequeña, Remmerswaal recibe alrededor de cinco pedidos al mes. Todavía no puede vivir de ello, por eso sigue trabajando en una tapicería. “Espero que en el plazo de un año o año y medio me pueda trasladar a un taller más grande, ya que ahora parece como si una bomba hubiese explotado en mi casa”, se ríe el empresario. Ha participado dos veces en la feria Modefabriek de Ámsterdam con el fin de atraer clientes. La última edición fue especialmente exitosa, ya que recibió muchos comentarios de los periodistas y consiguió algunos clientes.

Según Remmerswaal sigue siendo posible producir en los Países Bajos porque su empresa es pequeña. Cree que para las grandes marcas de vaqueros no es factible trasladar su producción a los Países Bajos. “Los salarios son demasiado altos y eso nunca puede ser rentable”.

Ventajas de la producción de vaqueros en los Países Bajos

Hace cuatro años, Jelle de Jong, actual coordinador de producción en Scotch & Soda, llegó a la conclusión de que sí es posible producir vaqueros en los Países Bajos. Para su tesis “Hecho a mano en Ámsterdam”, comparó cinco países productores - Turquía, Italia, Túnez y Estados Unidos - con los Países Bajos. La sorprendente conclusión: la producción de seis modelos de pantalones vaqueros en cinco tallas, sería más económica en los Países Bajos, siempre que los pantalones vaqueros se fueran a comercializar en los Países Bajos.

Países Bajos obtiene una gran ventaja de costes por los bajos costes de transporte. La presencia de muchas marcas de jeans, de expertos y de conexiones comerciales es una bendición para los Países Bajos. Por otra parte, De Jong observó una tendencia: los consumidores buscan cada vez más artesanía y calidad. Los consumidores creen que es importante saber dónde se produce un producto.

Sin embargo, De Jong también es escéptico. Cuando pasados cuatro años de su tesis le volvemos a preguntar si es posible producir vaqueros en los Países Bajos, contesta: “no he profundizado más en el asunto durante los últimos años, pero yo creo que el mercado, y sobre todo el sentimiento de los consumidores sobre vaqueros producidos en su propio país, ha cambiado”.

¿Cuál es la opinión de James Veenhoff? Veenhoff es conocido en los Países Bajos como el gurú de los vaqueros, ya que es el fundador de la escuela Jean School de Ámsterdam. Este verano comenzó un nuevo proyecto: un taller de trabajo donde se clasifican, reparan y reutilizan pantalones vaqueros usados. También se va a crear un archivo de tejido vaquero. Hace unos años tenía en mente la creación de un taller de tejidos sostenible. Le parecía una buena idea producir tejido vaquero, pero desafortunadamente, el plan nunca llegó a realizarse.

“Los telares requieren mucho capital y alta rotación debido a que los márgenes son bajos”, explica Veenhoff. “La mayoría del tejido vaquero proviene de enormes fábricas de Turquía, por ejemplo. Allí se fabrican tejidos vaqueros de longitudes gigantescas. Casi no hay demanda de vaqueros en gamas altas de precios, salvo que se trate de artesanía de muy alta calidad”.

Lamentablemente, Veenhoff también cree que para las grandes marcas de vaqueros no es posible producir en los Países Bajos. “G-star tiene un taller en el que elabora todas sus piezas de “alta costura” y son muy pocas las costureras especializadas que pueden hacer este tipo de trabajo. Nosotros no contamos con expertos que puedan hacerlo, ni con una empresa de producción que pueda hacerse cargo de los pedidos”.

Photos : Tulp Jeans

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO