• Inicio
  • V1
  • Leads
  • Noticia especial: La venta de verano de Harrods

Noticia especial: La venta de verano de Harrods

17 de may de 2010

Leads

Es esa época del año en la que los grandes almacenes británicos Harrods atraen a miles de cazadores de saldos que vienen siguiendo el rastro de las ofertas de temporada de las prendas de diseño, los enseres del hogar y otras gangas

en la prestigiosa venta de verano reconocida a nivel mundial. Los compradores que llegan a horas tempranas dispuestos a esperar su turno haciendo largas colas constituye el pan de cada día de los aficionados si bien no el de los indecisos. Esto es probablemente más que positivo ya que su última venta viene acompañada de una etiqueta de precio de 150 millones de libras. Después de un reinado triunfal de 25 años, la noticia no ha podido sino sorprender a los habitantes de todo el mundo, Mohamed Al Fayed ha vendido Harrods a la familia real de Qatar.

La venta de estos lujosos grandes almacenes ha suscitado conjeturas en todos los diferentes rincones del mundo durante el mes pasado a pesar de que el Sr. Al Fayed negó con vehemencia el rumor, diciendo tan sólo hace unas semanas: ''Nos contactan desde Kuwait, Arabia Saudita, Qatar. Está bien. Pero no estamos en venta. Esto no es Marks & Spencer o Sainsbury. Es un lugar especial en el que la gente se siente a gusto. No es ni más ni menos que una Meca."
Pero esta semana se ha confirmado que el propietario del equipo de fútbol de Fulham y del Ritz Hotel ha cambiado de opinión, quiere retirarse y firmó un acuerdo a primera hora del 8 de mayo de 2010.

Ha debido costarle mucho a Al Fayed tomar esta decisión, dice Katherine Miles, consultora del Verdict Research, gabinete de expertos en consultoría y en análisis comercial del Reino Unido y de los mercados comerciales europeos y antigua empleada de Harrods: “Pero es una decisión sin duda que será positiva para la futura expansión del negocio. Es posible que la siguiente etapa sea buscar nuevas oportunidades para extenderse en China, en los Emiratos Árabes Unidos y en los Estados Unidos donde existen bases de clientes leales que suelen viajar al Reino Unido”.

Harrods se estableció en 1834 en Londres, donde su fundador Charles Henry Harrod implantó una tienda de comestibles al por mayor basada principalmente en el té. Harrod se hizo en 1849 con una pequeña tienda en Knightsbridge situada en el lugar donde se encuentra la tienda actual. Con unos comienzos modestos, el hijo de Harrod, Charles Digby, convirtió el negocio en una próspera tienda que terminó por ampliar anexionando los edificios contiguos en 1880. La tienda sobrevivió a un incendio en 1883 y puso de moda las primeras “escaleras mecánicas” de Inglaterra en 1898; fue comprada por Al Fayed en 1985 por 615 millones de libras, lo que daría lugar al inicio de una larga contienda que duraría diez años hasta 1993, fecha de la reconciliación con Roland Tiny’ Rowland, su socio.

Esto sin embargo, no sería el único incidente polémico de Al Fayed con respecto a la justicia. En 2008 acusó abiertamente a la familia real británica de haber ordenado el asesinato de su hijo Dodi y de la Princesa Diana – acusaciones que fueron rotundamente censuradas e infundadas - y cuando Harrods perdió su título de Proveedor de la Corte expuesto en la fachada de sus almacenes, Al Fayed, haciendo gala de entereza, lo reemplazó por el emblema árabe.

A pesar de la polémica, Al Fayed quiso hacer de Harrods una atracción internacional y la quintaesencia de la opulencia comercial. Los rumores dicen que invirtió 400 millones de libras en la restauración de Harrods, los cuales según Miles, resultaron muy beneficiosos ya que se reflejaron positivamente en las cifras comerciales: “La modernización y el desarrollo de la marca han contribuido a acercarnos a las necesidades de los clientes y nos han mostrado lo que ellos esperan de nuestros almacenes. La mejora constante del entorno de compra, el esfuerzo para conseguir la mejor experiencia comercial y la protección del nombre de la marca han sido siempre la clave del éxito en Harrods".

De su indomable rebeldía contra la recesión, Miles comenta que Al Fayed “invirtió a lo largo de la recesión mientras otros recortaban los gastos y congelaban la expansión.” Una excepcional estrategia de gestión de las relaciones cliente consiguió que los incentivos "mantuvieran una base de clientes fiel y leal, especialmente entre los más adinerados" añade.

Algunos de los cambios más notables planeados y organizados por Al Fayed incluyeron el extravagante hall egipcio y la escalera mecánica, el lanzamiento de un spa Urban Retreat y el nuevo hall de los cosméticos así como un departamento de accesorios con muros de mármol. En 2006, abrió 102, una tienda de charcutería fina en frente del buque insignia de Knightsbridge y posee concesiones de Harrods en 4 de las terminales del aeropuerto de Heathrow. Recientemente, el departamento de ropa de hombre de 15.240 m2 experimentó una reestructuración por valor de 9 millones de libras.

Según las predicciones de Miles puede que el grupo de inversión Qatar Holding, propiedad de la familia real de Qatar, que posee una participación en Sainsbury y en Songbird Estates, anuncie “la difusión de la marca a diferentes sectores,”: “El negocio en línea (por ejemplo) está activo desde hace 10 años pero todavía hay mucho trabajo que hacer. Nuevas estrategias e ideas frescas deberían poder reflejar lo que se encuentra en la tienda. Hay un inmenso potencial en una gran marca como Harrods que posee relaciones importantes con muchas marcas de lujo con las cuales desarrollar empresas conjuntas en Internet. Verdict predice que las ventas del comercio en línea aumentarán de 42.000 millones a 62.000 millones de libras en los próximos 10 años.”

Por último dice Miles: “Existe un sólido incentivo para desarrollar productos de marcas independientes con el nombre de la marca Harrods – actualmente Harrods ha lanzado una oferta de bolsos, osos de peluche, cachemira, etc., pero existe un gran potencial para desarrollar con éxito gamas en los campos de la moda y de la belleza, las cuales constituirían una oportunidad para lograr márgenes más importantes y, a largo plazo, extenderse a otros puntos de venta bajo la marca Harrods.

HARRODS