• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Armani despeja las dudas sobre su situación financiera, pero retrasa a 2022 su vuelta a niveles prepandemia

Armani despeja las dudas sobre su situación financiera, pero retrasa a 2022 su vuelta a niveles prepandemia

Por Jaime Martinez

28 de jul. de 2021

Empresas

Photo Credits: Armani.

Madrid – El Grupo italiano Armani, uno de los máximos representantes de ese indiscutible buen saber hacer por el que siempre se han sabido caracterizar las empresas y diseñadores de moda italianos, daba a conocer, hace escasamente unos días, sus resultados financieros relativos a su último ejercicio completo de 2020. Anuncio que acompañaba de una última actualización financiera sobre sus actuales registros de 2021, así como de una estimación sobre la evolución de su modelo de negocio, con la que apuntaba a que la compañía trabaja con el objetivo de poder firmar su plena recuperación a cifras previas a la pandemia para comienzos de su próximo ejercicio de 2022.

Atendiendo así pues en un primer momento a las cuentas recogidas por la compañía al cierre de su último ejercicio fiscal, durante el pasado 2020, periodo no hace falta remarcar que duramente marcado por los efectos de la pandemia por coronavirus, el Grupo italiano llegó a generar unas ventas totales, incluyendo las generadas a través de licencias, por valor de 3.300 millones de euros. Cifra que representa una disminución de un -21 por ciento con respecto a las ventas generadas durante el ejercicio anterior de 2019. Una caída de ingresos que se veía igualmente reflejada sobre un capítulo de beneficios, en el que Armani recogía un beneficio neto de 90 millones de euros, cerrando con un beneficio bruto de explotación (EBITDA) de 263 millones de euros, pero con un resultado de explotación (EBIT) en negativo de -29 millones de euros. Resultado todo ello de un comportamiento a lo largo de un año en el que la caída en ventas de concentró en una primera mitad de ejercicio, a la que siguió una clara recuperación durante el segundo trimestre, ensombrecida por las nuevas olas y las restricciones que volvían a generalizarse durante el último cuatrimestre de 2020.

“La caída de los beneficios en 2020 debe ser interpretada no solo como la consecuencia de la pandemia y la crisis de tráfico y consumo, la cual ha penalizado al sector de la moda particularmente, sino también en línea con el principio estratégico propio de Giorgio Armani de ‘menos es más’”, explica Giuseppe Marsocci, director general Adjunto y director comercial del Grupo Armani, a través de unas declaraciones difundidas desde la propia firma de moda italiana. “De hecho”, añade a este respecto Marsocci, “la elección del Grupo fue limitar la oferta de nuevas colecciones, en respuesta al momento histórico actual, con merchandising en las tiendas alineado por las temporadas y reflejando las necesidades reales del consumidor final. Todo esto continuando también con los valores de sostenibilidad, los cuales son más importantes ahora que nunca’’, destaca el alto directivo italiano.

Photo Credits: Armani.

Con los recursos necesarios para garantizar la estabilidad y el crecimiento de la compañía a medio y largo plazo

En cuanto a la situación en la que se encontraría en estos momentos el Grupo italiano, en torno al cual no han cesdo de aumentar los rumores que apuntan a una posible entrada de nuevos inversores, barajándose en este sentido nombres como los de la familia Agnelli, a fecha del 30 de junio de 2021 las ventas de Armani mostraban un crecimiento del +34 por ciento con respecto al volumen de ventas obtenidos durante el primer semestre de 2020. Un crecimiento que ha venido impulsado por la fuerte recuperación experimentada por la compañía en China y los Estados Unidos desde comienzos de año, y de manera más reciente en Europa, acelerado en su caso a medida que se han venido levantando las limitaciones y las restricciones a la actividad comercial impuestas por las autoridades de los distintos países y regiones.

Partiendo de esta marcada tendencia hacia la mejoría, desde la dirección del Grupo italiano se muestran confiados en poder aprovechar las ventajas que presenta este nuevo escenario de mayor rentabilidad, salvo, remarcan, que haya una vuelta al cierre de la actividad comercial durante la segunda mitad del año a causa del coronavirus. Extremo que terminaría influyendo de manera negativa sobre su evolución, aunque no así sobre la estabilidad del Grupo, que, a fecha de este 30 de junio de 2021, cuenta a su disposición de una liquidez de 1.088 millones de euros. Cantidad que dota a la compañía de los recursos financieros necesarios, subrayan, para garantizar la estabilidad y el crecimiento del Grupo a medio y largo plazo.

“La recuperación de los primeros meses de 2021, con resultados cercanos a los de 2019 a pesar de la pandemia que aún no ha acabado, junto con la resiliencia mostrada por el Grupo Armani afrontando el momento más difícil del periodo de la pandemia en 2020, me hace particularmente optimista y predispuesto para continuar con mi ruta estratégica a medio-largo plazo, caracterizada, como siempre, por una gran atención a la calidad mientras continúo siendo fiel a mi filosofía estética” añade por su parte el propio Giorgio Armani, Presidente y CEO del Grupo Armani. “El objetivo es volver a los niveles prepandémicos en 2022”, estimándose para entonces recoger “más de 4 mil millones de euros en ingresos indirectos”, incluyendo licencias, “y más de 2 mil millones de euros en ingresos directos consolidados”.