• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Estudio: Los trabajadores de la confección en Europa del Este y Turquía ganan menos que en Extremo Oriente

Estudio: Los trabajadores de la confección en Europa del Este y Turquía ganan menos que en Extremo Oriente

Por Simone Preuss

12 de ago de 2022

Empresas

Imagen: Ivan Samkov / Pexels

Según cifras recientes de la Campaña Clean Clothes (CCC), los trabajadores de la confección son de los más pobres de media dado que por lo general dado que los salarios mínimos acordados por los distintos Gobiernos, no son suficientes. El salario mínimo medio de la UE descendió del 65 por ciento al 61 por ciento entre 2018 y 2021, lo que hizo que una mayor parte de la población se acercase al umbral de la pobreza. Esto derivó en que los trabajadores de la confección en Europa del Este y Turquía, estén ahora ganando incluso menos que sus homólogos Extremo Oriente.

La diferencia entre su salario mínimo y el salario vital básico europeo, con el que las familias pueden cubrir sus necesidades básicas —como gastos de alimentación, ropa, vivienda, movilidad, higiene, cultura y ocio— es muy grande. Lo que les impide tener pequeños ahorros con los que puedan sobrevivir a las pérdidas salariales durante la pandemia y la inflación, por ejemplo.

Sólo se les paga una cuarta parte del salario digno en Europa del Este

Según los cálculos de la Campaña, los trabajadores de la confección de Europa del Este y Turquía reciben de media sólo ganan una cuarta parte del salario mínimo vital. Este salario vital básico en Europa del Este oscila entre 734 y 1.558 euros al mes, dependiendo del país.

Sin embargo, en términos reales, el salario mínimo legal en Serbia en 2021 era ilegalmente de solo 275 euros al mes, lo que corresponde a una cuarta parte del salario vital básico del mes para el país, estimado en 976 euros, mientras que en Bulgaria era una quinta parte, en Ucrania una cuarta parte y en Moldavia solo una séptima parte.

"Incluso países que ya no tienen salarios bajos, como Eslovaquia, Polonia o Hungría, tienen un salario mínimo que cubre solo un tercio de un salario digno, una proporción que también es estándar en Asia", afirma la Campaña Clean Clothes en un comunicado.

La CCC se une a la iniciativa "Good Clothes, Fair Pay"

Por ello, se ha unido a la iniciativa ciudadana europea "Good Clothes, Fair Pay", que aboga por una legislación de la UE que evite los sueldos precarios y pide a la Comisión Europea que proponga una legislación que obligue a las empresas de la industria de la confección y el calzado a pagar salarios dignos en sus cadenas de suministro.

"Las empresas europeas deben ser pioneras en materia de derechos humanos y protección del clima, y para ello necesitamos requisitos legales claros: una ley sólida sobre la cadena de suministro que no deje lugar a lagunas", afirma Gertrude Klaffenböck, coordinadora de la Campaña Ropa Limpia en Austria.

"Especialmente para las marcas de moda que siguen haciendo pedidos en Ucrania, el salario mínimo vital es una orientación sobre cómo pueden cumplir actualmente sus obligaciones de diligencia debida. Con nuestros últimos cálculos para Europa, los sindicatos, la sociedad civil y el Parlamento de la UE tienen ahora una base sobre la que pueden exigir una consideración legalmente vinculante de los salarios dignos en las cadenas de suministro, también en Europa", añade Bettina Musiolek, de la CCC.

Este artículo fue publicado originalmente en FashionUnited.UK, y posteriormente traducido del inglés al español y editado por Alicia Reyes Sarmiento.

Clean Clothes Campaign
Derechos del trabajador textil