• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Furla abre su capital y sale en busca de nuevo socio inversor

Furla abre su capital y sale en busca de nuevo socio inversor

Por Jaime Martinez

28 de mar de 2022

Empresas

Photo Credits: Furla, fotografía de archivo.

Según los últimos rumores que circulan entre los mentideros de la moda, los propietarios de la casa italiana Furla, firma especializada en el desarrollo, la distribución y la venta de colecciones de bolsos, mochilas, calzado y toda otra clase de complementos, se habrían decidido a salir al mercado en busca de un nuevo socio inversor, al que estarían considerando dar cabida dentro del capital social de la compañía italiana mediante la venta de una considerable participación de su capital.

Con este fin, los propietarios de la compañía italiana en manos de la rama de la familia Furlanetto liderada por Giovanna Furlanetto, hasta el pasado enero de 2021 presidenta ejecutiva de la empresa, habrían ya contratado los servicios de la consultora financiera especializada en gestión de activos Lazard, con el fin de que sus equipos comiencen a captar el posible interés de aquellos Grupos de inversión y de fondos que se muestren en disposición de entrar en el capital de Furla. Una operación con la que se entiende que Furlanetto aspira a seguir adelante en sus planes estratégicos por profesionalizar la compañía y desvincularla completamente de su calidad como empresa familiar, y para la que desde el medio estadounidense de noticias Wwd, aludiendo a fuentes del mercado, ya adelantan que estaría participando Stefano Sassi en calidad de consultor de Furla.

En este sentido, Sassi estaría desempeñando este papel sobre una trayectoria profesional más que bien consolidada, a lo largo de la cual ha ejercido un papel determinante en operaciones de inversión similares. Unos acuerdos de venta como los que dirigió desde su posición como director ejecutivo de Valentino, de 2006 a 2020, gestionando los procesos de adquisición de la misma primero por parte del fondo de inversiones Permira y, ya en 2012, por parte del fondo de inversiones catarí Mayhoola for Investments. Siendo estas unas prácticas de estudio y negociación que lejos de abandonar tras su salida de Valentino en 2020 Sassi habría convertido en especialidad de su nueva etapa profesional, en lo que le habría llevado a participar, según desvelan ahora desde Wwd, de la operación de entrada de L Catterton en el capital de Etro. Firma de la que este vehículo de inversión de la familia Arnault, propietaria del holding internacional francés especializado en artículos y bienes de lujo LVMH, adquirió el pasado mes de julio cerca de un 60 por ciento, sobre una valorización total de Etro de unos 500 millones de euros.

Reestructuración de su dirección ejecutiva, en 2021

Sin que ningún representante de Furla ni de Lazard se hayan manifestado públicamente sobre la cuestión y la veracidad de estas últimas informaciones sobre la posible venta que se pretendería llevar a cabo de parte del capital de Furla, faltaría a este respecto saber de qué porcentaje se trataría, y a qué paquete de los que actualmente mantienen en su poder los miembros de la familia corresponderían dichas participaciones.

Fundada en Bolonia en el año 1927 por Aldo Furlanetto, la principal parte del capital de la compañía se encuentra en estos momentos bajo el control de Bloom Holding, accionista mayoritario de Furla y compañía desde la que gestionan sus inversiones la rama de la familia Funlanetto de Giovanna Furlanetto. Quien se mantenía como presidenta y directora ejecutiva de Furla hasta el pasado mes de enero de 2021, momento en el que la compañía italiana anunciaba la reestructuración de su junta directiva, con los nombramientos de Mauro Sabatini como nuevo consejero delegado de la compañía, y de Alberto Camerlengo, hasta ese momento director ejecutivo, como nuevo Presidente Ejecutivo de la junta directiva de la empresa en sustitución de la misma Giovanna Furlanetto. Quien, lejos de abandonar la empresa y dejar de lado su dirección, desde Furla adelantaban que pasaría a trabajar dentro de su dirección creativa, con el fin de seguir adelante con los planes estratégicos de Furla. Unos planes entre los que sobresaldrían esa profesionalización que Giovanna estaría tratando de firmar la casa italiana, en una operación con vistas a garantizar su supervivencia más allá de posibles riñas familiares.

La cuestión recurrente de su próxima salida a Bolsa

Entre los planes que la compañía ha venido barajando precisamente a este respecto a lo largo de estos últimos años, más allá de los rumores sobre la posible entrada de un nuevo socio inversor como los que en el mismo sentido que los actuales ya adelantaban a comienzos de año desde el medio italiano Il Sole 24 Ore, también se encontraban los planes de la compañía de dar el salto y convertirse en una compañía cotizada.

A este respecto, y con el objetivo de que esto pudiera darse en el corto plazo, la compañía llegaba a un acuerdo en 2016 para garantizar la entrada del fondo de inversiones Tamburi Investment Partners (TIP) en su capital social, a través de una inversión de 15 millones de euros que debía de haber dado lugar a una ampliación de capital cuyo porcentaje debía de haber sido canjeado automáticamente en acciones de Furla, una vez que esta llevase a cabo una OPI que estaba prevista para el año 2018. Una oferta pública inicial para la que también TIP se había comprometido a suscribir entonces acciones por valor de otros 15 millones de euros adicionales, como parte de un acuerdo para el que también se estima que llegaron a reservarse un paquete adicional por valor de entre otros 15 a 30 millones de euros.

A pesar del ánimo y del buen soporte con el que Furla se enfrentaba así a su esperada salida al parqué, respaldada por una TIP que cotiza en la Bolsa de Milán y que mantiene entre sus inversores a las familias Marzotto, Loro Piana o Ferragamo, llevando a cabo inversiones estratégicas en compañías como Ferrari, Moncler o Hugo Boss, Giovanna Furlanetto decidía paralizar la operación y dar por concluida la opción de salida a Bolsa de Furla, al menos por el momento, a comienzos de 2020. Una decisión que se tomaba justo antes del golpe provocado por esta pandemia por coronavirus, y que conllevada la salida de TIP del capital de Furla. Compañía cuyas participaciones vendía al Bloom Holding de Furlanetto por 35 millones de euros, permitiendo a esta elevar su porcentaje dentro del capital de la firma italiana hasta el 70 por ciento, manteniéndose el 30 por ciento restante en manos de otra de las ramas de la familia, la correspondiente a la de los herederos de su hermano Carlo Furlanetto, al parecer enfrentada a la rama de Giovanna Furlanetto.

Un conflicto familiar entre hermanos y nuevos herederos, que sería el que precisamente se estaría tratando de minimizar, al tiempo que evitar otros de misma índole a futuro, con la estrategia por la profesionalización puesta en marcha por Giovanna Furlanetto. Una apueta cuyo próximo punto podría estar en esta venta que se estaría nuevamente planteado de una parte del capital de Furla, operación que conllevaría la entrada de un nuevo socio inversor, faltaría por ver ahora sin con el ánimo de nuevamente retomar la operación de salida a Bolsa de la compañía italiana. Empresa que tras firmar 513 millones de euros de facturación en 2019 habría visto afectados sus balances, al igual que el resto de las compañías del sector, durante estos dos últimos años de pandemia, esperando lograr experimentar una fuerte recuperación a este respecto lo largo de este año de 2022.

También te puede interesar:
FINANZAS
FURLA