• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Google crea GFIE: herramienta al servicio de la moda y de unas cadenas de valor más éticas y sostenibles

Google crea GFIE: herramienta al servicio de la moda y de unas cadenas de valor más éticas y sostenibles

Por Jaime Martinez

24 de nov. de 2021

Empresas

Photo Credits: Textile Exchange, fotografía de archivo.

La tecnológica Google ha decidido salir en apoyo de los continuos esfuerzos que vienen dándose dentro de determinados sectores de la industria de la moda y del textil por abrazarse a unas prácticas más sostenibles y comprometidas con el entorno, y acaba de presentar “Global Fibre Impact Explorer” (GFIE). Una nueva herramienta que permitirá a las marcas de moda y a las compañías del textil analizar los riesgos ambientales vinculados a la producción de más de 20 tipos diferentes de fibras, proporcionándoles distintas recomendaciones con las que poder así garantizar el que hacen uso e incorporan a sus cadenas de valor fibras de un origen sostenible con las que no están contribuyendo a aumentar la contaminación ni a la emisión de mayores gases de efecto invernadero.

Nacida de una asociación creada entre Google y la organización internacional sin ánimo de lucro enfocada a la preservación del medio ambiente World Wide Fund for Nature (WWF), la herramienta GFIE hace uso de la tecnología de Google Earth Engine y de los servicios de computación de Goolge Cloud, para evaluar el riesgo ambiental que presentan diferentes fibras en distintas regiones del mundo. Analizando en ese proceso aspectos como la contaminación del aire, la biodiversidad, el clima, la cantidad de gases de efecto invernadero, el estado de los bosques y los riesgos para la deforestación o el uso de las aguas, para a continuación ofrecer igualmente recomendaciones a las marcas y fabricantes con las que poder reducir los riesgos ambientales vinculadas a la producción textil en dichas regiones. Soluciones entre las que se contemplan desde la opción de entrar a trabajar con agricultores, productos y comunidades locales, a invertir en prácticas de agricultura regenerativa.

“En 2019 nos propusimos crear una herramienta que fuera capaz de brindar a las empresas de los datos que necesitan para tomar las decisiones que las permitan contar con unas redes de suministros más responsables” climáticamente, explica Maria McClay, directora del departamento de moda y belleza de Google, a través de un comunicado. Como resultado de esos esfuerzos, “hoy presentamos la primera versión de Global Fibre Impact Explorer (GFIE), e invitamos a las marcas a que se sumen a la iniciativa”. “Con esta herramienta”, entra a explicar McClay, “las marcas podrán fácilmente identificar los riesgos ambientales que presentan más de 20 tipos de fibras, incluidos materiales naturales, celulósicos y sintéticos”, y todo a través de una nueva plataforma que “también proporcionará a las marcas recomendaciones específicas con las que poder reducir los riesgos de sus actividades”, contribuyendo así a reducir la huella ambiental que ejerce sobre el medioambiente la industria del textil.

En este sentido, añade McClay, la industria de la moda se sitúa como una “de las mayores contribuyentes a la crisis climática y ecológica global”, representando, según sus estimaciones, “hasta el 8 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero”. “Gran parte de este impacto se genera precisamente en relación con la obtención de las materias primas y dentro de las cadenas de suministros”, detalla, “como cuando se cultiva el algodón o se talan árboles para crear viscosa”. Sin embargo “cuando las marcas hacen uso de estos materiales, lo normal es que este impacto sobre el medio ambiente termine teniendo poca o ninguna visibilidad”. Algo que ni mucho menos significa el que ese impacto no se esté produciendo, y estando precisamente en su origen y en un intento por mitigarlo, el impulso que ha llevado a la creación de esta nueva herramienta GFIE.

Photo Credits: Panel de GFIE. Google.

Herramienta puesta al servicio de toda la industria de la moda, a partir de 2022

Tras finalizar esta primera fase de su desarrollo, de la que han colaborado distintos y destacados grupos y firmas vinculados a la industria de la moda, ahora desde Google y WWF han iniciado una segunda fase, que culminará con la transición de la herramienta, que pasará a manos de Textile Exchange. Organización sin ánimo de lucro enfocada a impulsar la sostenibilidad y el uso de materiales ética y medioambientalmente comprometidos, desde donde se encargarán a partir de ahora de continuar desarrollando GFIE, abriéndola a la participación de nuevas marcas y trabajando para su lanzamiento global y su puesta a disposición de toda la industria de la moda, a lo largo de 2022. Para lo cual desde Google ya invitan a toda marca de moda y Grupo de la industria que desee participar y colaborar en el desarrollo de GFIE, a ponerse en contacto con la iniciativa a través de la página online oficial de Global Fibre Impact.

Como principales fundadores de la iniciativa, además de Google y de WWF, encontramos a Textile Exchange y a la firma de modas Stella McCartney. Marca especializada en mantener unos ritmos y procesos de producción sostenibles y comprometidos con el entorno, que trabajó junto a Google “para comprender las necesidades de la industria y probar la plataforma”. “Utilizando la herramienta de manera paralela a los esfuerzos que en materia de sostenibilidad ya venían practicando”, explica McClay desde Google, “el equipo de Stella McCartney fue capaz de identificar el que el algodón de Turquía reflejaba unos mayores riesgos hídricos y climáticos”. Lo que reflejaba “la necesidad de tener que invertir en comunidades agrícolas locales que se centrasen en llevar a cabo prácticas regenerativas, vinculadas a una mejor gestión del agua y a la conservación del suelo”.

Durante esta primera fase de su desarrollo, además de los equipos de Stella McCartney también participaron probando y ayudando a perfeccionar la herramienta otras marcas y cadenas de la moda-retail como Adidas, Allbirds, el Grupo H&M o la norteamericana VF Corporation. Empresas que de este modo no dudaban en participar en el desarrollo de esta herramienta, pensada para resultar “útil para todos los que forman parte de la industria” de la moda, apunta McClay.