Nueva York - Las pequeñas y medianas empresas argentinas no se libran de la crisis económica y de estabilidad que afecta al mercado argentino. Fuentes del sector destacan que la industria textil se encuentra entre las más afectadas.

Las ventas minoristas cerraron 2018 con una caída de 6,9 por ciento interanual, de acuerdo con los datos publicados recientemente por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Diciembre fue un mes especialmente duro para el sector minorista, con un descenso de ventas respecto al mismo mes de 217 del 9,9 por ciento, según publicaba ‘La Nación’.

De corte similar son los datos elaborados por la Fundación Pro Tejer, de las que se hace eco el diario con sede en Buenos Aires y que destacan una caída del consumo durante el período comprendido entre enero y octubre de 2018 del 11,8 por ciento. "El sector está cayendo duro desde 2016, salvo una pequeña evolución favorable que hubo en los meses electorales de 2017", dijo al periódico Marcos Meloni, empresario del sector moda y vicepresidente de Pro Tejer.

Meloni enfatizó que "el sector textil esta próximo al peor mes desde 2002". Remarcó que "las importaciones de productos terminados aumentaron 100 por ciento en unidades". De esta forma se acentúa la marcada competencia en el escenario local y la pérdida de mercados para empresas argentinas.

Fuentes de mercado resumen los tres factores que actualmente le quitan el seuno a los pequenos y medianos empresarios del sector textil en Argentina: subida de costes estructurales, escasez de financiación y una aguda caída de la rentabilidad.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO