• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Moda en familia en España (I): Madres e hijas

Moda en familia en España (I): Madres e hijas

Por Sandra Bódalo Munuera

27 de may de 2022

Empresas

Imagen: Las diseñadoras Isabel Sanchís y Paula Maiques, madre e hija al frente de la firma de costura española Isabel Sanchís

Madrid - En el mundo de la moda siempre han existido grandes linajes familiares que perduran hasta hoy o, en su defecto, en nuestra memoria. Desde firmas de lujo como Gucci o Versace, cuyas historias han pasado a la ficción con el estreno del año pasado de “La casa Gucci” o la serie “El asesinato de Gianni Versace”; hasta multinacionales como Inditex fundada por el empresario Amancio Ortega y dirigida en la actualidad por su hija Marta Ortega. Pero, ¿cómo es trabajar en familia? Desde FashionUnited hemos querido ahondar en este tema a través de una serie de tres artículos en la que nos centraremos en marcas españolas en las que la familia trabaja codo con codo.

Iamgen: Yolanda Larrañeta y su hija Virginia Aranaz, fundadoras de la firma María Goya (izquierda). Derecha: imagen por cortesía de la marca.

María Goya

Fundada en 2020 por Yolanda Larrañeta y su hija Virginia Aranaz, María Goya es una firma de moda atemporal y de calidad que defiende la creencia de que una buena prenda puede durar toda la vida. O, en otras palabras, que las prendas no tienen fecha de caducidad. Sus colecciones se inspiran en el pasado, así como en la vestimenta tradicional japonesa pero desde un prisma contemporáneo.

Juntas, madre e hija, emprendieron esta aventura hace dos años y explican que “a veces es difícil separar lo personal de lo profesional”. Y aunque admiten que el exceso de confianza a veces puede dar problemas, tienen “los roles muy bien definidos y esto ayuda mucho a la hora de ejecutar”. Para ellas, es la primera vez que trabajan juntas. Mientras que Yolanda es la mente creativa que se encarga de elegir y comprar las telas, diseñar los patrones y confeccionar las prendas; Virginia “se ocupa de la parte más empresarial y de que la marca llegue al público”.

“A veces es difícil separar lo personal de lo profesional, pero los roles están muy bien definidos y esto ayuda mucho a la hora de ejecutar ”.

Yolanda Larrañeta (madre) y Virginia Aranaz (hija), fundadoras de la firma María Goya.

Pero, ¿cómo surgió la idea de emprender juntas una firma de moda? Según Yolanda todo surgió de una manera muy natural. “Para mí era como una terapia. Venía Virginia a casa y le enseñaba las prendas que iba haciendo hasta que un día, le gustó tanto un abrigo que se lo llevó con los hilvanes puestos y dijo: ‘Mamá, este trabajo no puede quedarse en casa. Tenemos que enseñarlo’” y lo demás es historia. En el otro lado de la moneda, a Virginia siempre le sorprendió que su madre fuera capaz de pensar, diseñar un patrón y confeccionar la prenda con tanta delicadeza de forma autodidacta. Y tal como afirma, “sentí la necesidad de compartir ese trabajo con la gente”.

Isabel Sanchís y su hija Paula Maiques, madre e hija forman el dúo de la firma de costura.
Imagen por cortesía de Isabel Sanchís.

Isabel Sanchís

Desde muy joven la diseñadora Isabel Sanchís supo que su pasión por la moda iba más allá. En sus inicios diseñaba en petit comité para sus amigos más cercanos hasta que en 1990 presentó su primera colección. Desde ese momento, poco a poco inició una próspera carrera a nivel nacional e internacional y sus creaciones están presentes en más de 40 países de todo el mundo.

Ahora su legado también es el de sus hijos Paula y Francesc Maiques, que le acompañan desde hace unos años en este camino. “Mi hijo aportó mucha valentía en época de crisis con la decisión de salir a vender a nivel internacional. Esto hizo que la empresa tomase un rumbo distinto y más global”, apunta Isabel. Mientras que ella y su hija Paula están centradas en el diseño de las colecciones y coordinan el control de las piezas personalizadas. “Para nosotras son todo ventajas. Trabajamos muy bien juntas y siempre decimos que mucho mejor dos que una. Quizás, el único inconveniente es que las comidas familiares se convierten casi siempre en reuniones de trabajo”, nos cuentan.

“Para nosotras son todo ventajas. Quizás, el único inconveniente es que las comidas familiares se convierten casi siempre en reuniones de trabajo”.

Isabel Sanchís y su hija Paula Maiques forman la dupla creativa de Isabel Sanchís.
Valentina Suárez-Zuloaga y su madre, Margarita Ruyra de Andrade, fundaron juntas la comunidad de moda ES Fascinante.
Imagen por cortesía de ES Fascinante.

ES Fascinante

Valentina Suárez-Zuloaga y su madre, Margarita Ruyra de Andrade, fundaron juntas ES Fascinante en 2018. Desde entonces su principal objetivo siempre ha sido dar visibilidad a la moda made in Spain que apuesta por la producción ética, artesanal y responsable. Más que un showroom o un e-commerce, se trata de una comunidad que promueve la moda, el estilo y el talento local. Desde su tienda online ponen en valor el producto nacional y el slow fashion a través de una cuidada selección de firmas sostenibles, hechas a mano y atemporales como Duyos, Juan Vidal, Leandro Cano, Mimoki o Ynes Suelves.

Una historia de éxito que comenzó hace cuatro años cuando Valentina trabajaba para Stella McCartney en Londres. Ambas realizan las tareas de curación y selección de producto, así como los estilismos. Aunque, como dice Margarita, “mi papel como madre es dejar hacer y ayudar a crecer a Valentina lo máximo posible porque tiene una enorme capacidad; como socia acompañarle lealmente en lo que sea necesario”.

“Cuando se mezclan los papeles de socias con el de madre e hija hace falta tener una relación equilibrada, de respeto y admiración mutua”.

Valentina Suárez-Zuloaga y su madre, Margarita Ruyra de Andrade, fundadoras de ES Fascinante.

Para ellas, la experiencia de trabajar madre e hija es muy enriquecedora, ya que son “dos generaciones que nos enriquecemos en nuestras visiones, experiencias y conocimientos”. Al fin y al cabo, cuando se mezclan los papeles de socias con el de madre e hija, el secreto reside en “tener una relación equilibrada, de respeto y admiración mutua además del cariño y la generosidad que esa relación familiar significa”.

“Trabajar juntas es algo muy bonito y gratificante. Al final si todo va bien, estás creando un legado familiar que pasará de generación a generación”.

Loreto De Cózar Zuñiga (madre) y Loreto Pérez de Cózar (hija), fundadoras de la firma ŌMI touch.
Loreto De Cózar Zuñiga y su hija Loreto Pérez de Cózar, fundadoras de la firma ŌMI touch
Imagen por cortesía de ŌMI touch

ŌMI touch

Loreto De Cózar Zuñiga y Loreto Pérez de Cózar protagonizan la última historia empresarial de madre e hija. ŌMI touch es una firma de moda y accesorios con sede en Sevilla donde cada pieza está diseñada y elaborada cuidadosamente de forma artesanal. “Nuestro objetivo es ofrecer accesorios únicos y originales que realcen la belleza femenina y evoquen diferentes sensaciones”, explican.

En su caso, fue la madre quien emprendió la firma, pero al poco tiempo se dio cuenta de que necesitaba ayuda con la parte digital del negocio. De este modo, mientras que una se centra en el diseño y la producción, la más joven lo hace en el contenido digital, las redes sociales y la venta al público. “Para nosotras trabajar madre e hija es un lujo porque podemos disfrutar de todo el doble”, aseguran. La flexibilidad horaria, la confianza y la diversión son algunas de las ventajas de trabajar en familia, “la complicidad que existe entre nosotras hace que la marca sea todavía más especial y nos gusta pensar que transmitimos en ella nuestra forma de vivir”. Sin embargo, ambas aseguran que sin duda uno de sus grandes inconvenientes es el no poder desconectar. “Nos damos cuenta de que a veces solo hablamos de trabajo, aunque poco a poco intentamos remediarlo”, señalan. Sin embargo, no dudan a la hora de animar a otras familias a emprender conjuntamente. Como explican, “es muy bonito y gratificante. Al final si todo va bien, estás creando un legado familiar que pasará de generación a generación”.

ES Fascinante
España
ISABEL SANCHIS
María goya
Moda en familia
ŌMI touch