Moda más rápida: cómo la digitalización cambiará radicalmente la industria de la moda

La industria de la moda está trabajando en la digitalización de su cadena de suministro. Por qué esto es tan importante estuvo presente en el corazón del Assyst's Fashion Forum 2018 en Múnich, que tuvo lugar a principios de mes.

Normalmente, largos tiempos de desarrollo y esperando lo mejor

Según el lema "Digital is Wow", Human Solutions Group / Assyst extendió una invitación para su Fashion Forum 2018 a principios de julio en Múnich. Durante dos días, la digitalización de la cadena de suministro fue el tema central de la conferencia, a la cual asistieron numerosos representantes de la industria de la moda, incluidas marcas como Hugo Boss, Marc O'Polo, Calida, Benetton, Decathlon y Vaude. Todos tienen el mismo problema, que el tiempo entre el desarrollo del producto y la entrega a las tiendas minoristas lleva demasiado tiempo. Aquellos que realmente quieran reaccionar a las necesidades del cliente tendrán que actuar mucho más rápido que antes.

El problema es tan obvio como es conocido, y lo ha sido durante años: debido a que la producción de prendas de vestir ha migrado a países lejanos y se ha vuelto enormemente compleja, es casi imposible acortar los tiempos de respuesta para las nuevas tendencias y los más vendidos. Además, la comunicación entre los desarrolladores y diseñadores de productos en Alemania y la producción en el Lejano Oriente no está exenta de problemas. Por lo tanto, hasta que un producto se pueda desarrollar y entregar, pasarán 15 meses en la industria de la moda. Para ropa deportiva, hasta dos años. Normalmente, hasta tres prototipos deben desarrollarse, evaluarse y modificarse en promedio antes de que el producto final pueda entrar en producción. Esto no solo cuesta mucho dinero, sino que, en todo ese tiempo, muchas cosas cambian.

Moda más rápida: cómo la digitalización cambiará radicalmente la industria de la moda

"La industria de la moda ha sido muy buena en los últimos años al hacer que la producción, la logística y el rastreo de tendencias sean más eficientes", dice el orador principal, Hans Peter Hiemer, de la consultora B4B BusinessforBrands GmbH. "Y al final, a menudo sucede que el consumidor no lo compra. Siempre hemos pensado en el producto y en cómo mejorar la cadena de valor general, pero nunca en cómo poner al cliente en el centro de todas las medidas". En cambio, la industria de la moda continúa reduciendo los costos de producción cada vez más y, al final, solo los descuentos masivos harán que el producto encuentre eventualmente compradores. ¿No sería mejor producir más cerca del cliente en términos de contenido, tiempo y espacio desde el principio?

El cliente debe ser el núcleo de todas las medidas

"En el pasado, sabíamos cómo individualizar", dice Hiemer, refiriéndose a la confección personalizada. En aquel entonces, los precios eran relativamente estables y no había devoluciones ni residuos. Y, por cierto, no hubo desperdicio de recursos como lo conocemos hoy. Los minoristas en línea y los fabricantes de moda rápida demuestran que una mayor cercanía con los clientes y sus necesidades conducen al éxito. A Asos le toma 25 días desde la idea hasta el producto terminado; no hay stock, y líneas pequeñas en lugar de producción en masa. Lo que se vende rápidamente solo aumentará la demanda. Zara es aún más rápido cuando se trata de implementar nuevas tendencias a pesar de tener una red minorista global para abastecerse. Dice Hiemer: "Necesitamos una gran cantidad de existencias solo por desconocimiento de las necesidades reales del consumidor". Y para él, la verticalización desenfrenada es solo una compensación por la saturación del mercado: "No estamos mejorando en términos de contenido, así que estamos intentado vincular ventas y distribución para nosotros”.

En última instancia, en el futuro ya no se trata de cómo el cliente encuentra el producto, sino cómo el producto encuentra al cliente. Y los nuevos modelos directo-al-consumidor reemplazarán los clásicos de marca-minorista-consumidor. "Solo si se basan en la demanda surgirán gamas de productos individuales y relevantes", explica Hiemer. Por eso las empresas trabajan con archivos de datos y algoritmos para permitir una mejor personalización. Amazon está trabajando en ello, así como también los grandes minoristas en línea de la moda. Hiemer hace un cálculo simple: "Sólo a causa de los mecanismos básicos de nuestra industria tenemos que calcular con enormes pérdidas. Si no los tuviéramos, podríamos utilizar nuestro capital de manera diferente y producir en Europa".

Producción digital

En lugar de productos producidos en masa donde "uno se ajusta a todos", Hiemer aboga por una mayor personalización y, en última instancia, una producción descentralizada. Las microfábricas presentadas por Adidas el año pasado en Berlín en cooperación con Human Solutions, y como se vieron en la convención, son un paso en la dirección correcta para él. "El desarrollo de productos ha sido descuidado durante algunos años", coincide el Dr. Andreas Seidl, CEO de Human Solutions. Desde el diseño digital hasta la simulación 3D, que no solo utiliza una mejor visualización de la idea de diseño sino también una mejor comunicación con los productores, mediante el muestreo digital hasta las salas de exhibición digitales, muchos pasos en la cadena de procesos se pueden digitalizar hoy y así ser más eficientes y ahorrar tiempo. El objetivo no es llevar los productos a las tiendas antes (sin abrigos de invierno en verano, etc.) sino ser capaz de comenzar más tarde con el desarrollo del producto.

Este artículo fue publicado por primera vez por FashionUnited Germany. Traducción y edición Alicia Carrasco.

Fotos: Human Solutions / Vidya; FashionUnited: Hans Peter Hiemer

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO