• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Puig firma su recuperación y apunta a los 3.000 millones en ventas para 2022

Puig firma su recuperación y apunta a los 3.000 millones en ventas para 2022

Por Jaime Martinez

5 de abr de 2022

Empresas

Photo Credits: Dries Van Noten, una de las principales marcas de moda y belleza propiedad del Grupo Puig. Dries Van Noten, página oficial.

Un brillantísimo ejercicio que le ha permitido adelantar un año los objetivos que se había marcado la compañía como parte de su plan estratégico de 2021 a 2023. Eso es exactamente lo que el Grupo español Puig, multinacional líder del ámbito del “lifestyle” gracias a su completo portafolio de marcas comerciales y licencias que le permiten contar con una destacada presencia en las categorías de moda, perfumería y belleza, ha logrado firmar al cierre de su último ejercicio completo de 2021. Periodo anual finalizado el pasado 31 de diciembre de 2021, a lo largo del cual la compañía disparó sus ingresos, logrando con ello tanto regresar a terreno positivo en términos de beneficios, como recuperar y superar sus niveles de facturación previos a la pandemia por coronavirus.

Poniendo valor a estas apreciaciones, Puig, que se distingue por su calidad como dueña de marcas de moda y belleza como Carolina Herrera, Nina Ricci, Paco Rabanne, Jean Paul Gaultier o Dries Van Noten, llegó a generar a lo largo de todo este último ejercicio unas ventas netas totales por valor de 2.585 millones de euros. Cifra que representa un crecimiento del +68,18 por ciento frente a los 1.537 millones de 2020; así como de un +23,68 por ciento frente a los 2.090 millones de euros de 2019, el último ejercicio que llegó a completarse antes de las disrupciones provocadas por esta actual pandemia por coronavirus.

Como consecuencia de esta notable recuperación de sus niveles de ingresos, la compañía experimentó igualmente unas notables mejorías sobre su capítulo de beneficios y en términos de rentabilidad, llegando a cerrar el ejercicio con un beneficio neto por valor de 234 millones de euros, así como con un Ebitda de 425 millones. Cifras muy alejadas de las pérdidas de -70 millones de euros y del Ebitda por valor de 93 millones que firmaba al cierre del complejísimo ejercicio de 2020; así como igualmente superiores al beneficio neto de 226 millones de euros y al Ebitda de 304 millones con los que cerraba 2019.

“Estos resultados reflejan que en 2021 el grupo ha superado el impacto coyuntural generado por la pandemia”, sentencian desde Puig a través de un comunicado oficial. “La incorporación de la división Derma y de Charlotte Tilbury en el perímetro de Puig ayudó a este crecimiento”, así como también “la recuperación de los mercados en EMEA”, mientras que “el crecimiento de EE.UU. y Asia también fueron otro de los grandes aliados de estos resultados”. Unas cifras con las que Puig logra acelerar un año sus objetivos estratégicos, después de un 2021 que ha sido el primer año en que el Grupo ha comenzado a trabajar sobre una nueva estructura, organizada en torno a las divisiones de Moda y Fragancias; la de Maquillaje, con la incorporación de su nueva marca Charlotte Tilbury; y la de Dermocosmética, tras la incorporación de las marcas Uriage, Apivita y su participación del 50 por ciento de Isdin. Siendo así mismo también “el primero de los tres años del nuevo plan estratégico 2021-23 y el primero de recuperación tras el impacto de 2020”.

Photo Credits: Puig.

Con Estados Unidos como principal mercado y el 28 por ciento de las ventas a través del canal online

Entre los aspectos más destacados de este último año en relación al comportamiento experimentando por la multinacional española de la moda y el “lifestyle”, por categorías de negocio, la de Fragancias y Moda logró destacarse como la principal área de negocio de la compañía, registrando unas ventas totales de 1.898 millones de euros. Cifra un +40,8 por ciento superior a los 1.348 millones generados a lo largo de 2020.

Tras esa reestructuración llevada a cabo sobre su modelo de negocio desde el 1 de enero de 2021, completando sus estructuras nos encontramos con una área de Maquillaje que por su parte logra elevar su facturación un +153,37 por ciento hasta los 413 millones de euros, desde los 163 millones que recogía en 2020. Así como con una última división de Dermocosmética que hace lo propio disparándose un +953,85 por ciento, tras pasar de los apenas 26 millones de euros que habrían representado los negocios de la compañía en 2020, hasta los 274 millones de euros en los que lo han hecho a lo largo de 2021.

En cuanto a su comportamiento por regiones, Puig dispara su facturación en todas las regiones en las que permanece activa, con unas ventas en EMEA que aumentan un +60 por ciento hasta los 1.498 millones de euros; unas ventas en Asia que cierran con un crecimiento del +107 por ciento, hasta los 248 millones de euros; y unas ventas en América que crecen un +75 por ciento, hasta los 839 millones de euros.

En relación a sus divisiones y a este comportamiento experimentado en las distintas regiones, desde Puig apuntan a que “en cuanto a moda, cabe destacar el desempeño de Dries Van Noten por su gran resiliencia a la crisis coyuntural, manteniendo los niveles de 2019”. Mientras que “desde un punto de vista geográfico, la compañía ha registrado en 2021 un gran crecimiento del +104 por ciento de las ventas en EE.UU., que se ha convertido en el mercado número uno” de la compañía; debiendo igualmente destacarse “la aceleración de la presencia en China, donde se han triplicado las ventas de 2020, con un aumento de hasta el 212 por ciento”. Mientras que por canales, “cabe destacar la actividad digital, que representó un 28 por ciento de los ingresos netos totales de 2021 y continuó siendo uno de los focos de crecimiento de la compañía”, apuntan desde Puig.

Photo Credits: Dries Van Noten, una de las principales marcas de moda y belleza propiedad del Grupo Puig. Dries Van Noten, página oficial de Facebook.

Más de 3.000 millones de euros en ventas, para 2022

De cara ya a este nuevo ejercicio en el que se encuentra ya inmersa la compañía multinacional española, desde Puig se trabajaba con la previsión de alcanzar los 3.000 millones de euros en ventas para 2023. Una meta reflejada en su plan trianual presentado en 2020 y que, impulsada por los resultados recogidos a lo largo de 2021, la compañía ahora prevé llegar a superar este mismo año de 2022, un año antes de lo preestablecido, y ejercicio para el que también apuntan a lograr un Ebitda de 500 millones de euros. Cifras que, así lo estiman, la pondrán en línea de su objetivo de triplicar sus ingresos netos de 2020, para 2025.

“Los resultados de los primeros meses de 2022 nos indican una continuación de la buena tendencia experimentada a finales de 2021, manteniendo un fuerte crecimiento por encima de los objetivos previstos para este año en el plan estratégico”, entran a detallar desde Puig. A este respecto, “las palancas de crecimiento hasta 2025 serán la expansión del negocio digital; el crecimiento de la compañía en Asia, especialmente en China, gracias a Charlotte Tilbury y a las marcas Niche; así como un incremento en la diversificación en las categorías de maquillaje y dermocosmética, y la progresiva recuperación del canal de ‘travel retail’”. Metas para las cuales “Puig planea seguir desarrollando su exitoso ecosistema con emprendedores/fundadores con los que comparte valores y una visión empresarial común en la construcción de marca”, en lo que le llevará a seguir adelante en “la búsqueda de oportunidades que coincidan con los objetivos estratégicos de la compañía”, no descartándose de este modo nuevas adquisiciones, con las que desde Puig traten de seguir reforzando su ecosistema de marcas comerciales y productos a lo largo de este nuevo ejercicio de 2022.

También te puede interesar:
Perfumería y cosmética
Puig
resultados anuales
RESULTADOS FINANCIEROS