• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Zalando vuelve a pérdidas pese a sostener ventas

Zalando vuelve a pérdidas pese a sostener ventas

Por Jaime Martinez

3 de nov de 2022

Empresas

Photo Credits: Zalando.

La multinacional europea líder del e-commerce Zalando, marketplace especializado en la comercialización a través del canal online de una amplia variedad de firmas de moda y de artículos de belleza y lifestyle, acaba de hacer públicos sus resultados del tercer trimestre de su actual ejercicio fiscal de 2022. Periodo de tres meses comprendido entre el 1 de julio y el pasado 30 de septiembre de este mismo año, que la compañía logró completar manteniendo sus niveles de ingresos y disparando, por primera vez, su número de clientes activos por encima de los 50 millones de consumidores. Logros que no impidieron a la compañía, a pesar de sus esfuerzos por reducir costes y seguir tratando de seducir a una comunidad cada vez más amplia de clientes, terminar el trimestre regresando a terreno negativo sumando nuevamente pérdidas netas en su balance del año.

Poniendo en justo valor esta serie de primeras estimaciones, desde Zalando han informado de un tercer trimestre del año que la compañía ha logrado completar con un volumen bruto de mercancías (GMV) que crece un X por ciento, desde los 3.065,4 millones de euros de 2021 hasta los 3.282,8 millones de euros. Un crecimiento que se ha terminado traduciendo, en términos de ingresos, en un valor final por 2.349,1 millones de euros. Una cantidad que supone un aumento de un +2,88 por ciento frente a los 2.283,4 millones de facturación del mismo periodo de hace un año; siendo igualmente un +26,99 por ciento más que con respecto a los 1.849,8 millones del de 2020, y manteniéndose un +54,43 por ciento por encima de los 1.521,1 millones del mismo periodo de 2019 previo a la pandemia por coronavirus.

A pesar de estos buenos niveles de facturación y de su marcada tendencia hacia el crecimiento en niveles de ingresos, y de haber disparado su Ebit desde los 9,8 a los 13,5 millones de euros durante este último trimestre, en algo que es de vital importancia deber de tener en cuenta en mitad de periodos inflacionistas como el que actualmente venimos experimentando, en términos de beneficios Zalando se aleja de la buena rentabilidad que llegase a mostrar durante el segundo trimestre del año, sumando un beneficio neto de 14 millones de euros, y vuelve a caer en terreno negativo sumando unas pérdidas netas por valor de -35,4 millones de euros. Una cantidad muy superior a los -8,4 millones de euros que llegó a perder durante el mismo periodo de hace un año, muy alejada del beneficio de 58,5 millones que llegó a recoger durante el mismo periodo de 2020, e igualmente distante de las pérdidas de -13,6 millones de euros en las que llegó a incurrir durante el mismo periodo de 2019; último ejercicio que llegó a completarse al margen de los efectos de la pandemia.

“Seguiremos navegando con precaución a través de estos tiempos turbulentos, impulsando medidas para mejorar la rentabilidad, así como iniciativas estratégicas que inspiren y nos conecten con nuestros clientes”, entraba a detallar Robert Gentz, codirector ejecutivo de Zalando, a través de unas declaraciones difundidas por la propia multinacional europea. Unas palabras de las que se servía para manifestar cuán “orgulloso” se siente de “que estemos llegando a los 50 millones de clientes activos”, así como “de nuestros progresos en la estrategia de profundizar nuestras relaciones con ellos”.

Mantenimiento de las previsiones para el cierre de ejercicio

A pesar de esta nueva caída, en términos de rentabilidad, de cara al próximo cierre del año, cuyos resultados la compañía hará públicos el próximo 7 de marzo de 2023, desde Zalando han decidido confirmar sus últimas previsiones para el ejercicio, hechas públicas el pasado 23 de junio. Una muestra de la confianza que mantienen sobre sus operaciones y sobre su modelo comercial a pesar de todas y cada una de las turbulencias que sobrevuelan la escena macroeconómica, que sustentan principalmente tanto en la reforzada conexión que han logrado establecer con sus clientes, como en el fruto de las diferentes acciones que han implementado en aras de impulsar su rentabilidad. Iniciativas estas entre las que se destacan su renovada y reforzada alianza con compañías líderes como Nike o Sephora, así como una nueva política de pedidos mínimos que les ha llevado a rentabilizar hasta los pedidos de valor más pequeño.

“Zalando continúa centrándose en proteger su rentabilidad”, entran a detallar desde la multinacional del e-commerce, con medidas como “la introducción de un valor mínimo de pedido” que “ha animado a los clientes a aumentar el tamaño de sus cestas, o a pagar la tarifa de envío”. Una estrategia que, como resultado, ha hecho que “los pedidos por debajo del valor mínimo de pedido ahora sean rentables”. Un cambio de estrategia que se ha sumado, además de a una mejor gestión del exceso de inventario y de mejores en la red logística de Zalando, a una política de gasto “más eficiente” de marketing durante el tercer trimestre que, y a pesar de la caída de la rentabilidad, ha permitido ya a la multinacional reducir costes en “casi 100 millones de euros en lo que va de año”.

Como resultado de todo lo apunto, desde Zalando se mantienen en sus previsiones de llegar a cerrar este ejercicio de 2022 con un GMV que crezca en el rango de un +3 a un +7 por ciento, hasta entre los 14.800 y los 15.300 millones de euros. Un crecimiento que estiman que se termine traduciendo en unos ingresos que se mantengan entre un 0 y un +3 por ciento de crecimiento, entre los 10.400 y los 10.700 millones de euros; y en un Ebit ajustado de entre 180 a 260 millones de euros. Una cantidad muy inferior a las previsiones de entre 430 y 510 millones que estimaban al cierre de un ejercicio de 2021, que desde Zalando completaban con un Ebit por valor de 468,4 millones de euros. Estimaciones estas que sirven para reflejar el rápido deterioro que está experimentando la economía a nivel global.

“Con la confianza de los consumidores en nuevos mínimos y una constante inflación, fue una decisión prudente comenzar de manera temprana con medidas y acciones decisivas dirigidas a sostener la rentabilidad”, trata de poner en valor Sandra Dembeck, directora financiera de Zalando. “Aunque no está todavía muy claro cómo se desarrollará el gasto de los consumidores durante el último trimestre”, añade, “estamos trabajando arduamente para ejecutar y cumplir con nuestras prioridades estratégicas y con nuestras perspectivas financieras” para este ejercicio. Año que, en línea con lo ya apuntado, desde Zalando contemplan completar en el extremo inferior de los rangos apuntados en sus previsiones.

También te puede interesar:
E-COMMERCE
RESULTADOS FINANCIEROS
tercer trimestre
ZALANDO