• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Cambio de tendencia: Nike desbanca a las firmas de lujo como la marca más deseada

Cambio de tendencia: Nike desbanca a las firmas de lujo como la marca más deseada

Por Jaime Martinez

17 de ago. de 2020

Moda

Madrid – Además del drástico cambio que esta actual pandemia por coronavirus está suponiendo para nuestras vidas diarias, así como para los hábitos de compra de unos consumidores cada día más volcados en el canal digital, una nueva tendencia parece que viene definitivamente a marcar el inicio de esta nueva era de la moda “postcoronavirus”. Hecho al que apuntaría la consagración de la moda deportiva y del estilo athleisure, creciente tendencia que venía en aumento desde hace ya algunos años, que habría encontrado bajo el amparo de los largos periodos de confinamiento de esta pandemia, el propicio empuje para terminar por dominar el panorama de la moda actual, convirtiéndose con ello en el punto de partida de las próximas tendencias y colecciones.

Así al menos lo vendría a confirmar el último “The Lyst Index” en su edición del segundo trimestre de 2020. En el que el informe, elaborado de manera periódica por la plataforma global de búsqueda de moda Lyst, sitúa por primera vez en su historia al frente de su clasificación como marca más deseada y buscada entre los consumidores a una firma no vinculada al sector del lujo: Nike. Que logra ascender dos posiciones desde la última edición del índice, relativa al primer trimestre de 2020, para liderar un “Top 10” en el que le siguen, en orden decreciente, la firma de moda Off-White de Virgil Abloh y la italiana Gucci, en segunda y tercera posición respectivamente, sucedidas de Balenciaga (que pasa del 2 al 4 puesto), Prada (repite en 5 posición), Saint Laurent (del 9 al 6 puesto), Versace (del 10 al 7 puesto), Burberry (del 11 al 8 puesto), Fendi (del 7 al 9 puesto) y Bottega Veneta (del 13 al 10 puesto).

“Es la primera vez en la historia de The Lyst Index que la clasificación no está encabezada por una marca de lujo”, explican en su informe trimestral desde la conocida plataforma de moda. Un ascenso del tercer al primer puesto, que se ha producido tras “un aumento del 106 por ciento en la demanda de ropa de estar por casa e indumentaria deportiva, motivado”, añaden, “por la necesidad de consumir prendas cómodas para pasar el confinamiento, hacer ejercicio y practicar actividades al aire libre”. Todo ello a la vez que “algunas firmas de moda lujo se toparon con serias dificultades para generar tantas impresiones como de costumbre” entre los consumidores, consecuencia de las cancelaciones de desfiles, Semanas de la moda o eventos como la Gala del Met.

Frente a ese parón de sus escaparates más habituales, Nike ha logrado sin embargo continuar fortaleciendo su imagen de marca entre los consumidores de todos sus mercado, con “una serie de impactantes momentos de marca, tanto ganados como propios” que “fortalecieron al gigante deportivo durante el trimestre”. Destacándose entre ellos, señalan desde Lyst, el vídeo viral en el que Nike modificaba su icónico mensaje por un antiracista “Don’t Do It”, y sobre el que la firma de moda deportiva acumula más de 16 millones de visualizaciones solamente en Instagram.

De la entrada de Burberry en el “Top 10” al imparable ascenso de Jacquemus

Entre los demás datos que deja tras de sí este último informe trimestral, destacan la escalada de Burberry, que gracias a sus últimos avances y a las nuevas colecciones diseñadas por Riccardo Tisci logra irrumpir en el octavo puesto del “Top 10” de la clasificación tras ascender desde la posición número 11. Así como el imparable ascenso que continúa experimentando Jacquemus, que asciende cuatro puestos hasta situarse como la onceava marca más popular entre los consumidores. Todo ello “tras registrar un aumento de tráfico del 61 por ciento en Lyst y un crecimiento del 20 por ciento en seguidores de Instagram desde el trimestre anterior”, así como gracias a distintas acciones virales, como la campaña protagonizada por Bella Hadid en abril o la publicación en Instagram de las fotografías de la abuela del diseñador de la firma, Simon Porte Jacquemus.

“Las marcas fuertes con una estética y filosofía bien definidas siguen teniendo buena aceptación entre los usuarios, y aquellas que cuentan con una importante presencia en redes y una comunidad online obtuvieron resultados positivos durante el trimestre”, señalan desde Lyst. Que del mismo modo apuntan al buen rendimiento de Off-White, que pasa a segunda posición después de tres trimestres consecutivos en cabeza; de Balmain, que asciende seis posiciones y se reincorpora a la clasificación; o de la firma californiana “Fear of God”, que logra situarse por primera vez entre las 20 marcas más populares tras ascender nueve posiciones desde la clasificación anterior.

La nueva era de la moda postcoronavirus: cambios en la industria y entre los consumidores

De cara a los próximos cambios que parecen estar adelantándose sobre el modelo y la industria de la moda que veníamos observando hasta la fecha, desde Lyst apuntan sin reparos al indiscutible ascenso del canal online, en el que precisamente Nike ha establecido una nueva meta tras haber logrado alcanzar el 30 por ciento de sus ventas a través de este canal. Un objetivo que tenía previsto lograr en 2023, y que ahora habría elevado hasta el 50 por ciento, sin fecha establecida. Mientras que en otros aspectos, la incertidumbre continuará dominando el panorama de la moda internacional, con firmas apuntando a la creación de nuevos modelos y ritmos propios de producción, caso de Gucci, Armani o Yves Saint Laurent, al tiempo que otras parecen decididas a no distanciarse demasiado de los modelos imperantes hasta ahora.

“Dentro del sector se han hecho distintas propuestas para rediseñar el calendario de la moda, así como las prácticas de producción y comercialización, pero aún no se ha alcanzado un consenso generalizado”. “Gucci y Saint Laurent”, añaden, “se han comprometido a cambiar el formato y la periodicidad de la presentación de sus colecciones, si bien otras marcas de renombre han manifestado su deseo de no alejarse demasiado del modelo actual”. “Los acontecimientos del 2020 siguen muy presentes y sus repercusiones a largo plazo aún no están claras”, mostrándose, “en medio de tanta incertidumbre”, algunas “señales positivas de que las marcas más fuertes siguen calando hondo entre los consumidores, y es posible que se presenten nuevas oportunidades para forjar una industria de la moda más inclusiva y sostenible”.

“Ahora que hemos superado el ‘shock’ inicial de la pandemia”, añade por su parte Chris Morton, cofundador y consejero delegado de Lyst, “vemos signos de recuperación de la confianza de los consumidores, y muchos de ellos se están animando a comprar por internet por primera vez”. “En esta nueva fase”, avanza, “triunfarán aquellas marcas que reafirmen sus valores fundamentales e inviertan en sus canales digitales para llegar a los clientes, despertar su interés y brindarles un servicio eficaz”.

Photo Credits: Nike, fotografía de archivo.