¿Se inspiran las firmas de lujo en el estilo callejero popular? Para los estudiantes de Casa 93, una escuela de moda gratuita de los suburbios de París que tiene su origen en una favela de Rio de Janeiro, nada más alejado de la realidad.

Son jóvenes, con talento, pero sin recursos ni contactos. Un perfil que difícilmente abre puertas en el exclusivo universo de la moda, por muy cerca que vivan de donde se celebra periódicamente la Semana de la Moda más influyente del planeta.

Pero su otra particularidad es que tampoco acaban de encajar en un sistema que ven "rígido", "cerrado" y "alejado" de la realidad de las nuevas generaciones, seguramente unas de las más interesadas en la moda, gracias a las redes sociales. Por eso, sueñan con crear su propio sello y llevarlo a la pasarela.

"En el extrarradio, la gente no se viste como creen algunos. Hay más personas que se visten en 'moda periferia' en París", asegura Rubi, una franco-brasileña de 20 años, en un taller de inserción de Ile-Saint-Denis, al norte de la capital, donde aprende las técnicas de corte y confección.

En la Semana de Sao Paulo

Rubi es una de los 20 alumnos que la periodista francesa Nadine Gonzalez reclutó el año pasado para esta primera promoción que sigue los pasos de su escuela brasileña, Casa Geração.

Esta, nacida en la favela Vidigal de Rio, formó a un centenar de estudiantes desde 2013, y la promoción de 2016 desfiló en la Semana de la Moda de Sao Paulo, logrando una inserción laboral del 100 por ciento, según Gonzalez, impulsora de iniciativas solidarias desde hace más de una década.

"Hoy en día, debido a las redes sociales, todo el mundo quiere hacer lo mismo, ir a los mismos sitios. Pero ellos no tienen los medios y están obligados a buscarse un plan C, D o E. Tienen que ser mucho más creativos para lograr sus objetivos", explica a la AFP.

Frente a las escuelas públicas de diseño de modas con desalentadoras listas de espera y las privadas de tarifas prohibitivas -varios miles de euros anuales- esta "cazatalentos" se rodeó de una docena de voluntarios y movió todos los hilos posibles hasta lograr arrancar su proyecto en Francia, con apoyos de Adidas y de la Federación de la Alta Costura y de la Moda, entre otros.

Solo 11 de los 20 alumnos que reclutó -después de varios meses serpenteando los suburbios del norte de París- siguen preparándose y diseñando de forma colectiva su primera colección. Algunos de ellos, obligados a trabajar para subsistir, tuvieron que abandonar por el camino.

¿Endeudarse para estudiar?

Cintia, una brasileña de 25 años que cursó estudios de arte y comunicación, persevera en este proyecto, que la sedujo porque "no presenta la moda de forma encorsetada".

"Nací en la otra punta del mundo, no puedo tener las mismas referencias que las escuelas de París", explica esta joven ducha para los bordados que aspira a crear una "publicación alternativa" sobre moda en internet. "¿Por qué endeudarse para estudiar si con el mismo monto puedo lanzar mi propia marca?", reflexiona por su parte Rubi, que prepara un sitio web de venta de ropa con su hermana.

Njeri, de 21 años, también explora su propia vía. Con una cierta experiencia en estilismo, esta joven quiere conocer los secretos de la confección para luego dedicarse a la fotografía en la moda. Pero no se reconoce en esta, especialmente en la femenina, donde "las chicas rellenas" no tienen cabida.

Si bien Njeri aboga por una moda "más simple pensada para todos", a su compañero Miguel, de 18 años, uno de los dos chicos de la promoción, no le interesa "vestir a la gente de la calle". Su moda será "extrovertida", para "el mundo del espectáculo".

Casa 93 presentará su primera colección a los profesionales de la moda y la prensa el 9 de julio en París, cuatro días después de que finalice la Semana de la Alta Costura. Para la segunda promoción, Gonzalez aseguró que gracias al boca a boca, cuenta con muchos más candidatos.

En cuanto a su rama brasileña, cuyos alumnos crearon hasta ahora 8 marcas, Gonzalez explica que con la "crisis económica y la vuelta de la inseguridad" en las favelas, la escuela se mudará a Sao Paulo para reabrir en el segundo semestre de 2019. (AFP)

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO