Publicidad
Publicidad

Proenza Schouler y Rodarte, que desfilaban hasta ahora en Nueva York, se estrenarán en la Semana de la Moda de Alta Costura de París que se abre este domingo, convirtiéndose en las únicas marcas norteamericanas de la cita.

Durante cuatro días, 35 marcas presentarán sus colecciones en las pasarelas de la capital francesa, una semana después de haber concluido la Semana de la Moda Masculina.

Pese a que se trata oficialmente de alta costura, la mayoría de las firmas son "invitadas" y pertenecen al prêt-à-porter, como es el caso de las dos estadounidenses. Ambas presentarán sus creaciones el domingo.

Proenza Schouler, fundada en 2002 por los diseñadores Lázaro Hernández y Jack McCollough, explicó que la elección de dejar Nueva York por París se debe a la posibilidad de entregar antes su colección (la Fashion Week neoyorquina se celebra en septiembre) y de prolongar la duración de su venta.

La misma estrategia adoptó Rodarte, marca de las hermanas Kate y Laura Mulleavy, basada en Los Angeles.

Desde su primera colección bajo la marca Rodarte, presentada hace más de diez años, Kate y Laura Mulleavy se destacaron por un estilo cargado de influencias literarias y artísticas.

Entre sus clientas figuran estrellas como Katy Perry, y las creadoras diseñaron el vestuario de la película "Cisne negro", protagonizada por Natalie Porman.

Junto a las estadounidenses, firmas como la belga A.F. Vandevorst y la holandesa Ronald van der Kemp serán "invitadas" por primera vez en el programa de la alta costura.

Azzaro marcará por su parte su gran regreso a la cita parisina con la primera colección del francés Maxime Simoëns, nombrado a fines de marzo director artístico de esta casa fundada en París hace 50 años por el italiano Loris Azzaro.

Entre las firmas "permanentes", es decir, que sí pertenecen a la alta costura, Dior desfilará el lunes de la mano de su exitosa directora artística Maria Grazia Chiuri. El pase será seguido de la inauguración de la exposición "Christian Dior, diseñador del sueño", organizada en un museo parisino hasta enero de 2018, con motivo del 70º aniversario de la casa.

Karl Lagerfeld estará presente con dos colecciones: para Chanel el martes y Fendi, el miércoles, cuyo desfile cerrará la Semana. El llamado "káiser" de la moda será condecorado tras el primer pase con la Medalla de Trabajo Vermeil por la alcaldesa de la capital, Anne Hidalgo.

Sólo 15 casas tienen derecho a presentarse como alta costura, una designación protegida por la ley francesa y atribuida exclusivamente por el ministerio de Industria.

La alta costura se ajusta a una serie de reglas y su característica principal es que la ropa se confecciona a medida, utilizando los tejidos más nobles. Las prendas se venden a precios astronómicos, accesibles solo a los más ricos.

Los desfiles de alta costura serán seguidos el jueves por la presentación de las colecciones de siete casas de alta joyería como Boucheron, Chanel, Chopard y Louis Vuitton.

La Semana de la Moda en París organiza unos 300 desfiles anuales, de los cuales la mitad corresponden a marcas extranjeras. (AFP)