La diseñadora indonesia Vivi Zubedi hizo su debut en la Semana de la Moda de Nueva York el domingo, cautivando al público con su colección compuesta solo de túnicas que espera capitalizar en el creciente mercado de la moda recatada y musulmana.

En septiembre Zubedi había mostrado algunas de sus piezas en un desfile conjunto de la NYFW con otros diseñadores de su país. Le fue tan bien que esta vez se embarcó sola hacia Nueva York con la meta de multiplicar los negocios. "¡Estoy muy excitada!", rió Zubedi en el backstage tras ser abrazada por familiares y amigos y luego de sacarse selfies con estilosos blogueros de moda que admiran su estilo islámico moderno, aunque no sean musulmanes. "Tengo un montón de clientes aquí", contó con una sonrisa.

La sala estaba llena a reventar cuando las modelos desfilaron con abayas en estampas batik, en terciopelo negro y azul profundo, velos con perlas bordadas en los extremos y gorros de béisbol calzados sobre los hiyabs. A las modelos no se les veía un solo cabello, y hasta las manos estaban cubiertas por guantes de cuero o al menos veladas por amplios puños de encaje.

La pieza emblemática de Zubedi es la abaya, la túnica suelta y larga hasta los pies que las mujeres deben vestir obligatoriamente en Arabia Saudí, y que ha sido adoptada por las musulmanas más religiosas en otros países. Pero el look de Zubedi difiere mucho de un gran trozo de tela negra estilo carpa. Sus telas lujosas, llenas de cristales que brillan en la luz, con perlas bordadas en el cuello y mangas con volantes son como un encuentro de la tradición con el hip hop. Y por encima, una osada chaqueta negra de cuero con cierre.

"Espectacular"

"Creo que el show estuvo espectacular", dijo la bloguera y estilista de moda Dyandra Raye a la AFP. "¡Las usaría todas! ¡Soy súper dramática!". A la escritora de moda Kristen Martin, una de las tantas invitadas que hizo cola bajo lluvia para entrar al show, también le encantó. "Me fascinó totalmente", dijo Martin a la AFP. "Creo que es muy importante aceptar otras culturas".

Desde que Zubedi fundó la marca que lleva su nombre en 2011, la moda modesta, designada para la mujer musulmana religiosa, con dinero y moderna, gana terreno en momentos en que los diseñadores estudian el potencial consumidor de las comunidades conservadoras en el mundo.

Dolce and Gabbana ya produjo una colección de hiyabs y abayas. En 2016, Burberry hizo su primera colección para el Ramadán, tal como han hecho DKNY, Tommy Hilfiger, Oscar de la Renta y los gigantes españoles Zara y Mango. La japonesa Uniqlo también ha ingresado a este mercado.

El jueves, la gran tienda estadounidense Macy's comenzará a vender un amplio abanico de ropa recatada que incluye vestidos, blusas e hiyabs, creados para una mujer que tiene dificultades para hallar ropa luego de convertirse al Islam.

Luego de su desfile conjunto en la NYFW de septiembre pasado, Zubedi dijo que atrajo clientes de Dubái, Hong Kong y Estados Unidos. ¿Su próxima ambición? Abrir una tienda para clientes extranjeros, que actualmente solo pueden comprar sus creaciones en línea. "En cualquier lado, pero fuera de Indonesia", dijo la diseñadora basada en Yakarta. "¡En un gran almacén sería perfecto!". (AFP)