• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Un nuevo biomaterial para la industria de la moda: la nanocelulosa bacteriana

Un nuevo biomaterial para la industria de la moda: la nanocelulosa bacteriana

Por Kristopher Fraser

17 de jun de 2022

Moda

Imagen a través de la página web oficial de Modern Synthesis.

La nanocelulosa bacteriana suena a uno de esos términos aprendidos durante la clase de biología del instituto que no vuelves a usar nunca más. Pero no se asusten, la nanocelulosa bacteriana es simplemente una estructura muy versátil, producida por la propia naturaleza, que puede sustituir a una gran variedad de materiales de origen animal y petroquímico. Estos materiales están siendo desarrollados por Modern Synthesis, una empresa de innovación en biomateriales con sede en Londres que trabaja en el desarrollo de soluciones materiales radicales y regenerativas para la industria de la moda.

Modern Synthesis ha recaudado actualmente más de cuatro millones de dólares en una ronda de financiación inicial, lo que le ha permitido construir una instalación piloto en el suroeste de Londres con la que pretende aumentar su capacidad productiva de estos materiales hechos con nanocelulosa bacteriana. Según McKinsey, más del 70 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria de la moda proceden de actividades previas, como la producción, la preparación y el procesamiento de materias primas, que consumen mucha energía.

La tecnología de Modern Synthesis utiliza la capacidad de las bacterias para transformar el azúcar de los residuos agrícolas en nanocelulosa, una forma de celulosa especialmente fina y resistente. La plataforma de biofabricación de la empresa combina los patrones de crecimiento del microbio con técnicas de producción textil avanzada para crear una novedosa gama de materiales naturales no tejidos que tienen un aspecto, un tacto y un potencial de rendimiento distintivos.

Las bacterias "tejen" en esencia biotextiles y compuestos adaptables. Para avanzar en su búsqueda de la sostenibilidad, la industria de la moda debe alejarse de los combustibles fósiles.

La directora general de la empresa, Jen Keane, declaró: "La moda necesita descarbonizar sus actuales cadenas de suministro a corto plazo. Pero también necesitamos nuevos materiales y sistemas que aborden de forma integral los principales retos relacionados con las emisiones, como el plástico y la contaminación química".

La celulosa es uno de los polímeros más abundantes del planeta y el componente básico de la mayoría de los materiales de origen vegetal, desde el algodón hasta el lino. Es de bajo coste, biodegradable y adaptable a muchas aplicaciones diferentes. A nivel de fibra, es ocho veces más fuerte que el acero y más rígido que el Kevlar. Cuando lo cultivan las bacterias, el material se convierte en una malla apretada de fibras tan pequeñas que parecen una película o gel transparente.

El camino hacia el desarrollo de la nanocelulosa bacteriana comenzó como el proyecto del Máster de 2018 de Keane en Central Saint Martins, durante el que hizo crecer la parte superior de un zapato con nanocelulosa bacteriana y un hilo continuo. Colaboró con científicos del Imperial College de Londres, incluido el Dr. Ben Reeve, actual director de tecnología de Modern Synthesis. Reeve dice que las posibilidades son emocionantes porque "estas bacterias no sólo son muy eficientes desde el punto de vista natural, sino que podemos innovar desde el nivel del organismo para adaptar el material singularmente versátil que producen".

Aunque esta producción de material es nueva, y desde la empresa acaban de realizar una exitosa ronda de financiación inicial, Modern Synthesis aún no ha anunciado sus socios de marca iniciales, pero un portavoz de la empresa dijo a FashionUnited que compartirán las noticias pronto.

La última ronda de financiación de la compañía de 4,1 millones de dólares proviene de AgFund, Collaborative Fund, Acequia Capital y Petrio Bio, entre otros. La financiación se destinará al desarrollo de la plataforma de Modern Synthesis.

Este artículo fue originalmente publicado en FashionUnited.COM, y ha sido traducido y editado al español por Veerle Versteeg.