Un presidenciable Kanye West amenaza con cancelar sus acuerdos con Adidas y Gap

Madrid – Durante su primer gran acto de campaña como candidato a la presidencia de los Estados Unidos, el rapero, diseñador y compositor norteamericano Kanye West ofrecía unas duras declaraciones en relación a los vínculos que mantiene, a través de su firma de moda Yeezy, con las multinacionales Adidas y Gap. A las que amenazó abiertamente con la posibilidad de cancelar cualquier lazo y colaboración con ambas compañías, en el caso de que no se decidan por ofrecerle un puesto en sus respectivas juntas directivas.

“No estoy en la junta directiva de Adidas, no estoy en la junta directiva de Gap, y eso tiene que cambiar hoy, o me voy”, anunciaba de forma tajante West durante el acto de presentación oficial de su candidatura a la presidencia de los Estados Unidos, celebrado este pasado domingo en la ciudad de North Charleston, localidad del estado de Carolina del Sur.

Un primer acto de campaña no exento de polémicas

El músico y compositor anunció su candidatura a las elecciones presidenciales del próximo martes 3 de noviembre de 2020 a principios de este mismo mes de julio. Una noticia que, tras distintos rumores que apuntaban a que finalmente el rapero estaría barajando la posibilidad de renunciar a la candidatura presidencial, se terminaba confirmando con este primer acto de campaña en Carolina del Sur.

Más allá de sus palabras en relación a sus negocios con Adidas y Gap, durante su intervención en el acto de campaña West abordó distintos temas vinculados al aborto, la religión o la propia historia vivida por los afroamericanos en los Estados Unidos. Asuntos sobre los que resultó igualmente polémico. Visiblemente emocionado y compungido al hablar de su madre, fallecida en 2007 tras unas complicaciones devenidas de una operación de cirugía plástica, West defendió la legalidad del aborto, al tiempo que apuntaba a la necesidad de incentivar ayudas a madres en dificultades para desalentar su práctica. Ofreciendo unas controvertidas declaraciones en las que proponía “que todo el mundo que tenga un hijo reciba un millón de dólares, o una cantidad similar”.

Mientras tanto en relación a la propia historia de los afroamericanos en el país y a su pasado esclavista, asunto a flor de piel entre las comunidades de color en plena nueva oleada del movimiento Black Lives Matter y las numerosas protestas raciales de estos últimos meses, West terminó mostrándose igualmente polémico al cuestionar la figura de Harriet Tubman. Considerada históricamente como una de las primeras defensoras en la lucha por la libertad de los afroamericanos esclavizados en los Estados Unidos, e impulsora del conocido “Tren subterráneo”. Una red que ayudó a miles de esclavos de color a escapar desde las plantaciones del Sur hacia los estados libres del norte y Canadá. Unos logros que West ensombreció señalando que en realidad Tubman “nunca liberó a los esclavos”, y que “ella solamente los puso a trabajar para otras personas blancas”. Unos comentarios que, según desvelan medios estadounidenses como la NBC, terminaron por soliviantar y provocar la oposición de una buena parte del público asistente al evento.

Un negocio multimillonario para Adidas y Gap

Regresando a sus declaraciones en relación a los negocios del compositor con las multinacionales Adidas y Gap, el propio West señalaba el domingo que sus palabras podrían estar poniendo en peligro sus actuales y futuros acuerdos comerciales con ambas compañías. Un asunto que habrá que ver como evoluciona a lo largo de los próximos días y semanas, y que bien podría terminar con West sentado finalmente en el consejo de las dos multinacionales. Entendiéndose más sus declaraciones como una prueba de fuerza una vez que West parece consciente de la importante influencia que su marca de moda Yeezy puede estar significando para las dos compañías, y ya no únicamente en términos económicos, sino también de imagen.

En el caso de la primera, West comenzó a colaborar con Adidas tras abandonar en 2013 la asociación que mantenía con una de sus principales competidoras, la estadounidense Nike. Marcando una lucrativa alianza entre la firma de moda deportiva y su marca de moda Yeezy, que ha venido prolongándose de manera sucesiva desde el lanzamiento de esa primera colección “Yeezy Season 1” que se ponía a la venta en octubre de 2015.

En cuanto a Gap, era el pasado 26 de junio cuando la multinacional estadounidense confirmaba haber cerrado un acuerdo de colaboración con Kanye West y su marca de moda Yeezy para el lanzamiento de “Yeezy Gap”. Una nueva línea de moda con prendas para hombres, mujeres y niños que debería de comenzar a comercializarse a lo largo del próximo año 2021, y cuyo anuncio suponía todo un revulsivo para Gap en medio de los duros efectos que está experimentando como consecuencia de esta pandemia por coronavirus. Hecho que bien dejaba de manifiesto el que las acciones de la multinacional llegasen a dispararse hasta un +39,76 por ciento en la bolsa de Nueva York (NYSE:GPS) tras darse a conocer la noticia.

A pesar de que ninguna de las dos compañías se han decidido a emitir un comunicado ni a responder de manera oficial a las declaraciones de West, la postura mostrada por el rapero durante su acto de campaña no ha tardado en verse igualmente reflejada en los mercados. Provocando que las acciones de Gap, que cuenta con un modelo de negocio más cuestionado en la actualidad que el de Adidas, llegasen a caer un -6,2 por ciento este lunes, tras pasar de los 12,89 dólares a los 12,09 dólares por título.

Photo Credits: Adidas, fotografía de archivo.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO