¿España es el próximo mercado de lujo?

España podría ser el próximo destino de lujo mundial, ya que ve la recuperación económica en sus mercados de lujo y de gama alta, creciendo a un ritmo más rápido que en cualquier otro lugar del mundo.

En 2017, las ventas de bienes y servicios de lujo representaron un total de 9.200 millones de euros, casi un 10 por ciento más que el año anterior. Aunque es un mercado modesto en comparación con otros países europeos, el ritmo de crecimiento en España es mucho más alto.

El mercado de lujo español, que alberga casas de moda como Loewe y los conglomerados Puig, creció a una tasa promedio de 8 por ciento en los últimos dos años (5 por ciento el año pasado), en comparación con el promedio mundial de 3 por ciento, según un análisis del sector realizado por la consultora Bain & Company para Círculo Fortuny, una organización que agrupa a algunas de las empresas líderes en el sector minorista de lujo.

Las ventas de lujo podrían duplicarse para 2025

Según el informe, el negocio de lujo en España podría duplicarse para 2025, respaldado por el turismo y el mejor posicionamiento de marcas y destinos.

El informe, titulado "La excelencia española: hoy y mañana", sitúa a España con sus 9.200 millones de euros de ventas como un mercado discreto en el mundo del lujo. Comparado con Francia (27 mil millones) o Italia (29 mil millones) España logra solo un tercio de estas cifras, aunque gana posiciones en algunas de las otras categorías en el sector, que incluye bienes personales, hoteles y restaurantes de alta gama, comida y gourmet bebidas y productos de diseño.

Los bienes personales de lujo representan la mitad de las ventas

Según el estudio, las ventas de productos de lujo personales representan más de la mitad de la facturación, que incluye las principales marcas de moda, cosméticos, accesorios y el llamado lujo duro (joyería y relojería).

Desde 2012, cuando el mercado valía 3.700 millones de euros, ha acumulado un crecimiento anual promedio del 6 por ciento. Como en el Reino Unido y Londres específicamente, los compradores chinos son responsables del 35 por ciento de las compras de lujo.

En términos de números, ocho de cada diez euros gastados en 2017 se realizaron en Madrid (1.900 millones de euros) o en Barcelona, 2.200 millones.

Tras la publicación del informe, los periódicos de gran formato de España se dieron cuenta de que la capital catalana, Barcelona, experimentó una caída en las ventas debido al voto por un estado independiente, que afectó enormemente al turismo y disuadió a los compradores de lujo. Las cifras cayeron más del 30 por ciento en el último trimestre de 2017, según las cifras de ventas libres de impuestos que se midieron en el estudio.

Claudia D'Arpizio, consultora de Bain y autora del informe afirmó que "los problemas políticos han tenido un impacto mayor que los ataques terroristas de Barcelona en agosto, y se suma a los objetivos que hacen que los turistas sientan que "no son bienvenidos en la ciudad”.

Si bien las cifras están muy lejos de ciudades como Londres, París o Milán, existe un enorme potencial de crecimiento.

Según Falcó, con el marketing adecuado, la activación de las "palancas de crecimiento" y la aceleración de los procesos de visas para los compradores extranjeros, España podría convertirse en un destino de lujo global formidable. "Es una gran oportunidad para las empresas de este sector", subrayó D'Arpizio.

Crédito de la foto: página de inicio del sitio web de Loewe

Originalmente escrito para FashionUnited.com - Editado al español por Gabriela Rivera