• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Circularidad y el metaverso: el informe State of Fashion 2022 ya está aquí

Circularidad y el metaverso: el informe State of Fashion 2022 ya está aquí

Por FashionUnited

7 de dic de 2021

Moda |INFORME

Image: Jasmine Sanders en el EWG x Hilfiger VR Film

La industria mundial de la moda se está recuperando por fin después de dos años de sobresaltos. Pero la recuperación no está exenta de altibajos: las empresas del sector moda necesitan tiempo para adaptarse a los cambios en el comportamiento de los consumidores, a la mayor presión sobre la cadena de suministro y a las novedades en el ámbito de la digitalización y la sostenibilidad. Esta es la principal conclusión del informe sobre el estado de la moda "State of Fashion" realizado por la consultora McKinsey en colaboración con la plataforma de moda Business of Fashion, que se publica anualmente en el mes de diciembre. El análisis se basa en entrevistas con los principales ejecutivos del sector y en una amplia encuesta de la industria, en la que se expone lo que las empresas esperan para el próximo año y cómo se están preparando.

Como es habitual, el informe destaca varios temas que desempeñarán un papel importante en el desarrollo de la industria de la moda en el próximo año natural. ¿Qué deben tener en cuenta las marcas y los minoristas? Desde FashionUnited destacamos una serie de puntos clave.

Recuperación desigual

La forma en que se desarrolle la recuperación de la pandemia será diferente para cada empresa de moda. El impacto del Covid-19 en la economía de los mercados de venta es un factor determinante, al igual que las consecuencias del virus para el país y la región específica donde se produce. Los países con sistemas sólidos en el ámbito de la sanidad y la economía irán por detrás de otros. Las empresas de moda que operan a nivel internacional tendrán que anticiparse a estas desigualdades, según el informe. Cualquier inversión debe ser una elección bien pensada, con una estrecha vigilancia de las condiciones locales y un cuidadoso análisis de riesgos.

Fuera y dentro de casa: problemas logísticos y atención al mercado nacional

En los últimos dos años, las empresas de la moda se han enfrentado a presiones e interrupciones cada vez mayores en la cadena de suministro. Mientras que la crisis del coronavirus exigía una considerable flexibilidad a las empresas de moda y a sus cadenas de suministro, ésta no siempre estaba disponible. Algunas empresas se vieron obligadas a cancelar pedidos, mientras que otras -en particular las marcas y los minoristas con canales online establecidos- tuvieron que aumentar sus volúmenes. Al mismo tiempo, el cierre de las fábricas provocó una repentina escasez de materiales y productos. Los problemas logísticos provocaron retrasos en las entregas y aumentaron los costes de transporte. En el próximo periodo, las empresas tendrán que revisar sus cadenas de suministro, escriben McKinsey y Business of Fashion en el informe. El objetivo principal debe ser facilitar una mayor flexibilidad y revisar las estrategias de abastecimiento existentes.

Varias empresas ya están estudiando la deslocalización y la producción local. En cuanto a la demanda, los fabricantes también se beneficiarían de una mayor atención a los mercados locales, según el informe. Esto es especialmente cierto para las empresas de lujo, que antes dependían en gran medida del turismo. Pero los viajes siguen siendo difíciles: según McKinsey y Business of Fashion, el turismo internacional tardará entre dos y tres años en recuperarse por completo. La clave, por lo tanto, es trasladar el foco a su propio mercado y hacer un balance de lo que buscan los clientes locales.

Online: el metaverso, las redes sociales y los riesgos del Internet

A nadie se le escapa que el comercio minorista es cada vez más digital. Las empresas multicanal con una buena tienda online tuvieron muchos menos problemas durante la pandemia con los cierres forzosos de tiendas y algunos minoristas electrónicos lograron unas ventas más altas que nunca. Pero también dentro del panorama digital se están produciendo cambios. Por ejemplo, la moda se vende cada vez más a través de las aplicaciones de las redes sociales, donde los consumidores no sólo pueden descubrir marcas, sino que ahora también pueden comprar productos directamente a través de sesiones de retransmisión en directo o de funciones de compra integradas en aplicaciones como Facebook e Instagram. Se aconseja a las empresas que hagan que el viaje desde el descubrimiento hasta la compra sea lo más fluido posible en sus canales de redes sociales y que experimenten con las nuevas tecnologías.

A medida que los consumidores pasan más y más tiempo en Internet, también aumenta la atención a las posibilidades de Internet y la formación de una personalidad en línea. Por ejemplo, varios diseñadores ya están anticipando la llegada de un "metaverso", un metauniverso virtual con posibilidades de navegación, juego e interacción social, con diseños de moda digitales que pueden ser usados por avatares.

Sin embargo, el Internet también tiene sus riesgos, advierte el informe. Cada vez son más las empresas que sufren ciberataques y salen a la luz abusos en el manejo de los datos de los consumidores por parte de las empresas. Según el informe, las empresas harían bien en poner en orden sus sistemas de seguridad online y en invertir en la seguridad digital de sus clientes.

<p>Este artículo ha sido previamente publicado en dos versiones por FashionUnited.NL y FashionUnited.UK, y traducido y editado al español por Veerle Versteeg.</p>