¿Es posible un denim sostenible?

En el marco del workshop “Conciencia Denim 2020: Inspiración & Diseño Sostenible” realizado en el Centro Cultural de la Ciencia, en Buenos Aires, Julieta Puhl, miembro del equipo del Observatorio de tendencias del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y Alejandro Ogando, diseñador y consultor especializado en denim hablaron de tendencias y sostenibilidad .

Explicaron que el fast fashion, con su gran volumen de producción, llevó a un descontrol que dio como resultado una infinidad de prendas desechables. En el mundo se venden entre 4 mil y 5 mil millones de prendas por año y de esa cantidad sólo se recicla el uno por ciento.

¿Es posible un denim sostenible?

“Somos conscientes de que la moda existe, pero también somos conscientes de que tenemos que tomar acción para hacer un producto más responsable. La moda es un reflejo de la sociedad y la sostenibilidad sólo va a poder darse si la sociedad cambia sus hábitos. Estamos camino a eso”, dijo Puhl. Por su parte, Ogando agregó: “Al cliente lo tenemos que educar, y el cliente a su vez va a educar a la marca. El día que el consumidor pregunte sobre el origen de cierto producto, la marca va a tener que capacitar a su personal para poder responder. Eso es algo que ya está pasando con las nuevas generaciones”.

¿Es posible un denim sostenible?

El denim en cifras

Durante la presentación Puhl y Ogando comentaron n algunos datos sobre la producción del tejido hoy:

- Se estima que en el planeta se fabrican más de mil millones de jeans por año.

- Para producir el tejido de algodón se usan unos 8 mil litros de agua aproximadamente.

- Por prenda se desperdician unos 2 mil litros de agua, se producen 13 kilos de dióxido de carbono, medio kilo de químicos y 10 de colorante. Todo esto se libera al medio ambiente.

- Durante su vida útil se requiere de unos 1500 litros para lavados y se liberan unos 19 kilos más de dióxido de carbono entre los procesos de lavado, secado y planchado.

¿Puede el denim volverse más sostenible?

Esa fue la pregunta que Puhl y Ogando buscaron responder a partir de los siguientes lineamientos:

-El tejido contamina por el consumo de algodón, excesiva cantidad de agua, y químicos, entre otros.

-Se necesita una gran inversión en procesos sustentables por parte de las empresas y muchas de ellas no estarían dispuestas a afrontarla.

-Los precios de los jeans se han reducido mucho y los consumidores no terminan de entender las consecuencias de comprarlos en cantidad. Aunque otros, empiezan a mirar con buenos ojos la posibilidad de que sean productos sustentables o formen parte de un proceso circular.

-La industria debe concientizar al consumidor para que compre productos que generen el menor impacto ambiental posible.

Varias marcas a nivel global ya están haciendo su aporte, aunque todavía queda mucho camino por recorrer en lo que se refiere a producción y educación en consumo responsable.

Fotos: Presentación Alejandro Ogando y Julieta Puhl